El m-commerce o mobile commerce es realizar compras online a través de un smartphone.

M-Commerce: descubre el futuro del comercio electrónico

La crisis del Coronavirus ha supuesto un cambio radical. Las empresas se han visto obligadas a aprovechar las posibilidades que las nuevas tecnologías ofrecen para llegar a los consumidores. La pandemia mundial ha influido en los hábitos de consumo. Han aumentado las transacciones de carácter electrónico, el tiempo que los usuarios emplean en el universo online y, concretamente, el uso que le dan a su teléfono móvil.

Según un estudio elaborado por App Annie, durante el primer trimestre del año, los usuarios han aumentado hasta un 20% el tiempo que dedican a las aplicaciones para su smartphone. Estos dispositivos se han convertido en un medio eficaz, y obligado, para llegar a los consumidores. Por tanto, el m-commerce está adquiriendo una mayor relevancia a la hora de hablar de las estrategias de marketing del futuro.

Pagar con el teléfono móvil: cómodo, sencillo y seguro

El m-commerce o mobile commerce consiste en llevar a cabo las transacciones correspondientes al comercio electrónico empleando para ello un smartphone. Esta operación se puede realizar a través de un navegador o mediante una aplicación específica que te permita realizar la compra. Además de ser un proceso cómodo, sencillo y seguro, en los últimos años se ha experimentado un desarrollo en el tipo de apps que permiten pagar desde el móvil: Bizum, PayPal, etc. Por poner un ejemplo con datos, desde su origen en el 2016, Bizum cuenta en España con más de 10 millones de usuarios. Además, más de 4.000 comercios electrónicos ofrecen la posibilidad de pagar a través de este medio. Durante los primeros seis meses del año, se han producido más de 200.000 operaciones en comercios electrónicos con Bizum, con un valor de hasta 11 millones de euros.

Según el último estudio de ecommerce elaborado por IAB Spain, del total de la población internauta española de entre 16 a 70 años, un 72% ya usa internet como canal de compra. Este porcentaje supone una totalidad de 22,5 millones de personas. Además de esto, 7 de cada 10 compradores online hacen todo el proceso, incluyendo la búsqueda de información y la compra, en el canal digital. A través de un clic, las nuevas tecnologías permiten adquirir los productos que se desean en el instante en que se requieran. El ordenador sigue siendo el dispositivo predilecto para realizar las compras online, con un 83% de los usuarios. Sin embargo, su penetración disminuye anualmente frente al móvil, que aumenta de forma continuada (un 55%). Debido a esta tendencia al alza, es fundamental para los retailers contar con una web de diseño responsive capaz de adaptarse a cualquier dispositivo, que genere confianza y garantice una buena experiencia de usuario. 

El 2020 ha sido un año en el que el ecommerce ha experimentado una gran evolución. En consecuencia, es lógico pensar que el m-commerce será lo siguiente en desarrollarse a todos los niveles.